¿Qué ocurre si me equivoco de combustible al repostar en mi coche híbrido?

Puede parecer raro que nos equivoquemos de combustible al repostar nuestro coche híbrido. Pero este error suele ocurrir con más frecuencia de lo que pensamos.

En España, según un estudio realizado por el RACE en 2015, más de 72.000 conductores se confunden de combustible a la hora de repostar su vehículo. Una equivocación que si no nos damos cuenta antes de arrancar el motor de nuestro coche híbrido nos puede salir muy cara, ya que puede provocar graves daños en él.



Las prisas con las que vamos a todos lados puede originar que no prestemos atención al hecho de llenar el depósito de nuestro coche. Lo primero que debemos hacer antes de proceder a echar combustible, es apagar nuestro vehículo. Parece una obviedad, pero si tenemos un modelo híbrido es muy frecuente que lo podamos dejar encendido. Así que presta atención también a este punto.

A la hora de repostar, pon los cinco sentidos para echar el combustible que utilice tu coche híbrido. Los vehículos híbridos suelen estar equipados con un motor de gasolina. Los hay que utilizan motores diésel, pero, actualmente, son la opción menos habitual.

¿Qué pasa si me despisto y me equivoco de combustible al repostar mi coche híbrido?

En el caso de que nos ocurra esto y pongamos en marcha nuestro vehículo, lo más probable es que el motor se detenga automáticamente al poco tiempo de haberlo encendido. Esto sucede porque las bujías no pueden emitir la chispa de encendido para que el gasoil se inflame, para que el motor del coche siga funcionando. Pero este no es el contratiempo más importante que puede ocurrirle a tu vehículo, sino que el problema mayor está en la capacidad lubricante que tiene el diésel. ¿Qué significa esto? Esto quiere decir que tendremos que sacar el combustible que le hemos echado, y también será necesario realizar una limpieza profunda del depósito y de los conductos, así como cambiar los filtros del combustible de nuestro vehículo.

El drenaje del diésel no recomendamos que lo realicemos nosotros mismos, ya que podemos estropear los manguitos, o lo que es más grave, provocar una explosión de gases al derramarse el diésel.

Por estos motivos, es mejor que contactemos con el servicio de asistencia en carretera de nuestro seguro, para que lo traslade a la casa oficial, donde le desmontarán las piezas necesarias, y sustituirán aquellas que se hayan podido dañar. Esta reparación, que puede ser costosa, no la cubrirá el seguro de nuestro vehículo híbrido ni tampoco el fabricante aunque nuestro coche esté en garantía, ya que se considerará que ha sido provocada por un mal uso.

Si nuestro vehículo híbrido está equipado con un motor diésel, y en lugar de repostar con este tipo de combustible lo hacemos con gasolina, los filtros o la bomba de inyección del motor diésel se pueden ver gravemente dañados. En el caso de que la bomba se vea afectada por circular con el combustible equivocado, la tendremos que cambiar. Al igual que en los vehículos híbridos que funcionan con motor de gasolina, si nos equivocamos al echar el tipo de combustible, lo mejor es no arrancar el vehículo y contactar con el servicio de asistencia en carretera para trasladarlo al taller o casa oficial más cercanos.

Contactar con el concesionario Atrás